CONTENIDO DEL BLOG


23 de noviembre de 2017

cuatro



gatos locos/ otros tantos días que vamos a vivir del
sábado al martes de carnaval/ por ellos no dan
nada ni por ella tampoco: es miserable/ de viejas no
suma ni abulta
                   cuatro puñales para sólo un puño
las copas vacías/ oros de cambio/ astillan los bastos
al primer golpe por secos que llegan/ dos y dos
suman poco y parece que nunca alcanzan

                   aunque les resta fe: van por el siete
con su rey/ y al triunfo faltaenviden las buenas con 31

si es así: mostralos

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes –mazo de naipes españoles-

Ilustración:  Los cuatro

escaleno




contengo flujos del verso/ graneados de ojo
oídos y memoria/ consiste en atención esa filosofía: guardo
cambios de las cosas/ mutación en otros convivientes/ porque
casi todo tiene su conciencia en otra parte/ adentro oculta o fuera
de sí a expensas de temperies: el logos alimenta apariciones
y la magia su cara racional/ sobrevivo mi abismo/ tiendo
gradas al nombre/ cuerdas de amor sobre las aguas

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Santiago Sierra ©

sutura



La palabra uniría los dos bordes
de un abismo infranqueable
Filón de Alejandría

si una gota de rocío despierta saharas/ qué
no hará el ritmo y su palabra de poetas/al descubrirle
bordes por soldar a la existencia/ o llagas a mi noche
        
         esta mañana/ veyrat miguel  desde sevilla
recordó en cioran emil la brecha que aún transcurro
y después/ al leer de dupin jacques aquello del oficio
de tironearle punta a la estrellas/ supe de los muros

         por reparar huecos se trata/ en tiempos
del abismo atarle bordes a la caries/ esos
que filón de alejandría/ filósofo hebrero soldaba/  veinte
siglos hace/ al verter herencias sobre la tempestad

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Faro de Alejandría

19 de noviembre de 2017

cursiva


((lee Néstor Ramón Alonso
24.05.2017))

el gris en las cenizas/ al menos
apagado el color/ en torno a la lámpara
cuando la mariposa descubre al poeta
de frente a su escritura

carga bordes consigo la oscuridad
y es habitual su término a grupas
del brillo/ tras cada impacto alguna queja
por donde fuguen tiempo/ intensidades
cierta fama

porque la lectura conlleva
memoria/ porvenires/ ardor en solitario

desde visión foránea
es cursiva su letra/ línea sinuosa
allí cabe un verso al menos/ su lectura es
gloria de sabiduría y otra vez
lluvia de grises: un tapiz por donde
tienda sañas el poema

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración:  Richard Kelly (c)

aniversarios




este país mío de las velas/ de mayo para
julio muerde el frío/ hiela en sangre de cadáveres
abandonados: malvinas/ estación al sur
la escarcha viola flores de una muerta

mi país/ cautivo de vejación festeja libertades
a la vista/ no es idea sino técnica de uniforme
el calzado repica/digo espeja voces
este país mío su contraste y rojo de mareas

filiación americana/ negro sobre blanco zarpas
del tirano/ hay pies sobre la diosa y llueve

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración: Alta Magia (c)

parto final invento



dios de minúscula o mayúscula termina en personaje
dicen/ él flota en todo humano/ es visita en la pregunta vacía
por creencia y culto/ raíz y semen/ químicas o bang  menos
grande o el mayor/ con historia de la eternidad lo ocupa
borges en su hoguera de sucesos: la triple dimensión/es
quien monta guardia al confín del laberinto/ minos
minotauro o ese monigote infantil que repiten sondeos
de gabinete/  la verdad dicen o la luz: rompimientos o
profecía del celeste/ verdad y esclavitud/ todas belleza
o fealdad da igual/ el mancebo dispuesto/ la posesión
femenil o masculina

palabra sinfines del miedo y justificación/ del amor dicen
y de la principal diferencia cultural/ un simple personaje
bandera/ único actor del interminado elenco

a él se atribuyen las hazañas y la misma lámpara
que a un tiempo revela y discrimina/ solo
a las puertas/ siempre multiplicado
porque uno no alcanza
monarca del poder
parto y partero
rey dicen
dicen
dios

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración: Pablo Picasso (c) y Lubomir Hij (c) 

los dos o tres



porque a solas todo acaba pronto/ aún
cuanto no comenzó a suceder/ digo entonces
al menos dos o tres para pelar un hueso
con prudencia/ resultas a la vista brillo o colmo
desnudos/ del deseo: jadear y comprender

         dúo para pelea/ esa ya no acaba
más/ y sentido de acero en sangre ajena/ tríos
a por copas con escores de botella a la salud
y en equidad/ a las fortunas nada como oír
un tintineo previo a verle fondo en los bolsillos

y no habrá vértices o triángulo/ ni fuego posible
propicio al cosechero/ sin dos o tres de basto
a salvo de humedades/ ni piel ni culto estómago
o amor/ ni vuelo o colores en columnas
hay humo al terminar/ sí/ disipa/ y a solas otra vez

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes –mazo de naipes españoles-, 2017

Ilustración:  No todo (c)

ciencias




acaso el silencio diga/ colapsó mi puente
un sueño/ la distancia vuelva a ser abismo/ solitud
y espera por magias de la noche/ o llamadores de la luna
         sin embargo late el idioma/ brotan raíces
cuando repica la memoria: mientras lo dicho funde aterido
las extremidades prolongan auroras/ a resguardo de interior

         sólo ciencias del ver y escuchar surten regreso

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Trina Merry ©

14 de noviembre de 2017

los ases



ojo de borrasca/ fuente que prolonga
la fractura y gota original/ imagen de alborada
secuencia presentida/ impuesta representación o sino
de estamento/ germen social/ presión corporativa/ as
y manga: aparecido y rúbrica/ cuatro voces del silencio

allí donde el secreto muere/ una espada rasga
velos/ el latifundio acumula y la gleba obedece
al cabo el oro otorga ganancia ajena/ aunque el comercio
siempre deja vuelto al fondo de las copas/ tal el mundo
reparte cuatro poderes su reino/ habrá rebaños detrás la fuerza

del número/ un calculado destino ajeno al azar/ al mazo
extraño a solitarios de trono/ a estos unos donde onán se engulle

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes –mazo de naipes españoles-, 2017



Ilustración:  Es la pluma ©

temperies



mi tiempo es madurez de cinco hijos
y sonrisas de retoños/ estoy por lo que suma
cuanto reste/ ahora sin peros en la lengua soy
ocasión y memorial/ el sabor/ también el paladar
mi crítico el fenómeno/ su ciencia/ viaje y transeúnte

         por qué preguntan/ yo escribo en frío:

         no basta el tiempo/ acaso fallé la cuenta
vi un relámpago me faltó el estallido/ sin lecho
ni mar el ancla a pique/ oficio de caricias sin piel
de frente/ pupilas dilatadas para un sinfín en mi caída
me llamaron al apunten/ y sólo llegué después del fuego

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración: Sergio Zevallos (c)

kubrick



sólo un pasillo separa la vida
de la muerte/ la hipocresía tiende una pantalla
ante los ojos y no es el mundo esto que veo

         idénticas puertas/ el mismo flujo
en la corriente: los nombres se repiten/ su materia
es imaginación y la realidad coreografía

         él lo sostiene/ continúa sucediendo
más acá de su muerte/  aún la guerra y permanecen
los ojos bien cerrados: mi herencia es kubrick

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Ojos bien cerrados ©

raíz de viernes



dos mesas por delante una mujer se persigna
entregándose al lenguaje/ los instrumentos del mundo
suenan con magia cavernaria al tam tam del ritmo
original y diálogo con un dios según otros: su
cuerpo es animal/ la voluntad del hambre en cacería

así el poema y los antiguos/ son de mi naturaleza
como tocan también a la mujer mayor cuando traza
signos en su frente/ busca controlar al tiempo y
sin olvidos/ la estela de arenisca o este diario convocan
al propio dios: un cuerpo para el canto/ y sea así

con piel de tierra/ fuego aire y agua/ palabra el hombre

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración:  del Monte Gargano

10 de noviembre de 2017

arde troya



… Dar por sentado que nos encontramos dominados
por las palabras sería para la metafísica aceptar el peor
de los escenarios, una renuncia a la filosofía,
una claudicación en favor de la poesía…
Juan Arnau –Arte de probar, Ironía y lógica
en India antigua-

Arde una torre de 120 pisos sociales en Londres,
próxima al popular Notting Hill.
Hoy, es cabecera del campo de batalla
14 de junio de 2017

la batalla por comunicar/ y ya jugado
permanecer idéntico a mí/ armado con herencias
al extremo de la espada/ pero quién te quiere hoplita
acaso el sentido te nombra/ preguntan/ el lenguaje
habita el silencio y comprendo: soy tácito en la estancia

aún no existe nómina de víctimas fatales

         ciego ante lo posible/ el mundo difiere
de sí tras este día es otro/ no sólo hermético: ahora
sin ojos/ cuando la batalla consiste en existir en algo más
que el ser miserable de la mesa/ el lecho y un breviario
de noticias/ quién te nombra/ preguntan/ abren acaso

cuando aquí amanece hay riesgos de derrumbe

         al cabo de 3.300 años/ este campo de batalla
se me parece/ las miradas igualan en la mezcla/ el idioma
sufre crisis en los significados/ las palabras son razón
de sobrevida vestigio de aire en la humareda/ rayo de luz son
carnets de identidad/ escaleras a una hipótesis de escape

ardió troya/ y que así sea

© Carlos Enrique Cartolano.  Abarrotes, 2017


Ilustración:  Incendio en Londres –medios globales de difusión-

nave madrina



En torno a “Le garage hermetique
de Moebius, cuando el silencio
es vórtice y todo recomienza

espero frente al teclado/ mi espejo del idioma dialoga
a la vez con un paisaje de interiores y con esta máquina
de poner en pie la imagen/ me leo recién antes o muy atrás
no existe el tiempo en la mirada
                   hay un hormiguero/ bulle abecedea
chilla un nombre que hoy encierra todo sustantivo/ soy
mi máquina de examinar/ soy el idioma y yo que calzo
mis diez yemas en las teclas/ soy lo dicho

lo que resta y el silencio/ ahora leo: cada verso me parece

otro: el anterior uno porvenir/ va bajo la mano y dentro
de ella/ entonces las palabras forman filas miden restan
suman fluyen de una memoria a otras/ el poema restituye
un tiempo su color/ es ritmo: vincula mente y corazón
                   brota en la mirada y sale al mundo
mi nave ronda el visor/ el teclado se adelanta/ repite
una y otra vez/ él mata y da la vida: este dios itinerante
me sabe a flote se nombra al bautizarme/ él se reconoce

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Ron Mueck ©

temblor



este otro juan/ del fondo de ojos vuelto
exangüe sombra de su ausencia/ tiende pasos
cortos y vacila entre dos filas de asistentes

oscuro gobierno del cuerpo/ noche también
bajo un manto electrónico: cunde sonido
y su tormenta prende en la piel del recuerdo

qué es lo que sabe/ qué escuchó y no dice
en umbrales del goteo el áspid advierte:
ha escrito un epitafio/ va por sus lectores

suena hasta dónde o cuándo
quizás vuelva la luz piensa juan/ y tiemblo

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración:  Jaime del Val (c)

8 de noviembre de 2017

nocturno de interiores



hay noches celestes de cuerpo/ visten con crisálidas
la luna/ por ellas camina la sacerdotisa que despierta
palabras al silencio
         hay noches de cuerpo fugaz/ repiten entre
sábanas al día/ mujeres del imposible revés del letargo
opuestos del sucedido

cuando apuntan las calaveras/ y en profundidades
del desierto la roca devuelve al pasado sus sarcófagos
brilla el oro en órbitas e insectos
         son noches de arena que cierne sin fin

cuando oscurecen sólo las calles del puerto/ el hombre
olvida su paso en carteles de anuncios/ y la soledad
estira una mano en cinco diagonales
         como otros cinco mares lavan su memoria

hay noches del desahucio/ de cuerpo celeste y recaída
cuando disipan coberturas la piel arropa nombres
se desata el cuello/ porque arde un color amado
         y la voz aúlla/otra vez insiste

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Antonio Muñoz Degrain ©

juan desde tata




… sus muslos abrazados
la cabeza en su vientre
el silencio de los desconocidos…
Juan Gelman, Madrugada


un dios: el cuerpo su memoria/ viajes del oído
despiertan la mirada al cabo de los años es sextante
la estrella misma y el navío/ suena el cuarteto/ dice
el poeta otra vez es diferente/de nuevo la lectura
y el canto: la sangre confluye hermana y pronuncia
el verbo puebla de sí y por demás/ dice/ dice

no bien ni mal: necesario/ cuerpo coincidente así
cuna y palma/ cauce y venero el silencio su mudez
tu carne en mi potro montaraz/ soy el sos y estoy
por la estancia en tu mirada/ por la humedad decís
en esta calle llueve tu vientre se alza y brilla/ estás
patria país mi derrota/ regreso sos al poeta: él dice

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración: Juan Gelman 

un castillo




presenciando la versión Pina Bausch
de El castillo de Barba Azul
         junio sus mañanas/ cristales de siete puertas
enfrían bordes y remates/ pintan de azul barba y soledad
en esta mansión que guarda tormentos/ armas de algún
tesoro herido/ carmesíes sobre el jardín/ destellos
de luz amortajada/ un lago colector de llantos y aquellos
amores muertos que aprisiona lozanos
el pasado en la memoria:
soy un castillo y la llave misma del desván

         díganle a judith que baje/ se ha rendido el carnicero
de perrault/ aquél de 1911 y el lauro de bartók sólo
27 años después/ alguien que extendió condado en terrores
infantiles/ y que pina bausch desvistió hasta la lencería
al demostrar humanidades y degüellos cotidianos/ digan
entonces a judith que baje

         la existencia pasa por coreografía/ es preparación
de presa o sobrevuelos del poder/ si hubo contrato habrá
distracto y son múltiples los rostros de la unión/ ya no
llegan redentores/ sólo sobran memorias judith en las alturas
los mismos límites un solo muro es cíclico/ el poema se repite
en lenguas y relojes/ soy en tu mirada/ los cristalinos de
pina/ único relato:  este castillo y la llave misma del desván
                   acaso seas vos el filo de una espada

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración:  Pina Bausch ©


5 de noviembre de 2017

ojo del huracán



1                 Cuanto sucedió en setenta extensiones
ocurre aún/ una tía desgrana historias
de basilicata y del vapor de américa/ el viejo comparte
surcos húmedos con zumbidos de un torno a pedal
mientras madre y hermana repiten estudios
de chopin/ laika muere bien arriba pero yuri es inmortal
en emisión de radio/ fox movietone y la memoria

                   después armstrong camina por la luna
se copia el traje de odisea 2001/cinco bautismos varias
muertes la bandera y los chicos de Malvinas/ algunos
desparecidos pasaron por los treinta primeros/ otros
estiraron llagas de silencio y negación/ en setenta años
se alternaron próceres/ modelos revolucionarios/ golpes
al muro cuando otra noche comienza

                   cada vez más recuerdan menos

2                 tantos rostros tuvo el estado como monedas
rondan oscuridades del planeta/ y uno se pregunta por niveles
de saturación: cuanta más historia mayor es la muchedumbre
de coreutas/ el dolor y el canto/ más cárceles y menos
puertas/un futuro estira sendas hacia el incomprensible/cuerdas
de abajo hacia arriba y una brida viceversa/ por colmos vamos
por inocencias del propio horizonte

                   tras aquello divino que aún no definimos
la existencia comparte un altar limpio de polvo/ y el banquito
para apoyar los pies/ cien sapos y la palabra saltan de uno a otro
sin fin ni libreto/ durante 8760 horas-año/ aunque todavía ven
aún saben y escuchan/ pueden medir distancia entre rejas
contenido en las jarras/ dureza del mendrugo/ temperatura
en vírgenes al cabo de la noche

                   será cuestión de escribir la crónica

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Maurits Escher ©

3 de noviembre de 2017

olvidos




alusiva a mi recuerdo,
la fotografía de Noell Oszwald
la sierra precipita estribaciones
al océano/ tal como hizo aquella tarde la sinluna
del gris a extremos del durmiente/ la puerta
se adivina entre marcas y la intención funde blanco
en la paleta

         por fin todo desciende/ calma el viento
se apagan recursos del negro en flamas/ lo mío
es incompleto/ la visión posterior vuelve imposible
aquel abrazo/y este mundo consiste en imaginación
desde una nuca

         hay sonrisas de marea/ella y dos taludes:
envejecida de erosión la piedra también la olvida

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Noell Oszwald

corpus nominal



abro los ojos por comprobar al nacer
un nombre/ el descubrimiento del espejo:
dos omóplatos/ esa ancha vía de dolor
en mi espina serpea y desfallece

miro por ver el tallo
resulta riego la mañana en mis raíces

este tiempo no admite más secuencia/ sólo
la prevista por quien me imagine
otra vez
soy un film repetido millones
de veces/ él se reconoce al encontrarme
la nube entre pestañas/ el fin/ un sustantivo

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Miriam Medrez

cortafuegos



diez minutos antes del doble ataque a las torres
en new york/ la vajilla del bar tremoló en oídos
de algunos sensitivos
         y veinte antes/ el caniche a la mesa
de rue mouffetard abandonó su servilleta
y un gemido sobre las piernas de suzanne

esa mañana anisah dialogaba con sus primas/ pero
la interrumpió un extraño murmullo
en los estanques/ las tres pensaron: en dumai
también las tortugas verdes son matriarcas

y sobre el bosque de castelar dos nubes coronaron
la construcción/ una grave ceguera apropió
         la redondez y fue en piedra bocha
a imbuirse de cemento/ eso cuando la tevé mostraba
primeras imágenes de humo por la cadena española

una vez más el tiempo es consecuencia/ aún antes
de mudanza en hoteles de paso y contemplar fondos
en las valijas
         el silencio rodea la piel y nos despierta

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración: Tom Hanisch (c)

30 de octubre de 2017

mujer del risco



dijeron son nueve las musas/ y eso es imprudencia
afirmó platón en su epigrama/ porque suma safo
de lesbos/ terrenal divina en voz y fama su belleza
sin igual tañe la lira de once cuerdas/ madera de arce
animal el resto: cuerdas membrana y clavija/ a ella
se someten marejada tormentas y gaviotas/ dos milenios
sonando de sícilo epitafios/ las setenta generaciones
de cuerpos rendidos sus poetas/ lenguaje de amores
son todas las palabras/ el último poema arma un tiempo
común/ y sin patria: allí no quedan continente  ni viajeros

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017

Ilustración:  Antoine-Jean Gros (c)

deuda condómina



día del ejército: provocación
en Plaza España, 28-5-17

cleo mi amiga perro tironea/ después advierto
esa otra compañera –mi conciencia- fuerza el collar
del domingo por la tarde camino de jardines y horizonte
quizás ambas huelen / cuando el pasado corre
por delante/ es cierto: una fiera respira en condominio

el terror me acompaña cuando/ agrisa el mar disuelven
placeres a la mano/ la memoria perfora estómagos
de la tarde de mayo en la ciudad/ porque cleo mi amiga
perro tironea/ se huele: aquí hay una fiera condómina
que ríe mientras dibuja cañones tanques mazmorras tules

verdes del engaño/ camiones que roncan otra vez
porque advierten próximos pesos de su carga/ después
un grupo de peones de pie tras la máscara común
componen eso que vomita la memoria/ botas y fajina
con pincel de siena y verde/ acaso el poder despunta

otra vez viola bolsillos al trabajo/ otra vez arma brazos
asesinos para tierra mar y aire/ me apuro quiero la punta
por dejar atrás al pasado/ someter la memoria desbocada
aunque no queden sueño/ anestesia/ sólo haya tirones
la histeria de la deuda/ caracoles vacíos por único refugio

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  Desarrollo y defensa ©